crear-usb-booteable-rufus

Crear USB booteable de Windows con Rufus

Hoy en día, es realmente común crear un usb booteable para instalar Windows, ya que contamos con una variedad de aplicaciones para realizar este proceso con facilidad. Otra variable que influye a favor es que el precio por gigabyte de las unidades Flash se ha vuelto más económico que nunca. Rufus, una herramienta simple pero poderosa es una de las mejores opciones con las que puedes contar para crear tu usb booteable con Windows.

Otra de las razones por las cuales elegimos Rufus como opción para crear nuestro USB es que puedes contar con una versión portable que no requiere instalación y puede resultar más práctica para gente que trabaja haciendo mantenimiento de equipos.

Antes de empezar, asegurate de contar con al menos 4GB libres en tu unidad USB

Puedes descargar la «herramienta de creación de medios» de Microsoft para crear tu ISO de Windows 10 (Versiones Home, Pro, y Educativa). Tambien puedes descargar diferentes imagenes de Windows 10 y 8.1 desde la interfaz de Rufus.

Descarga de Rufus

Obten la última versión de Rufus desde https://rufus.ie. Una vez que hayas instalado el programa o ejecutado la versión portable desde el .exe, conecta tu unidad USB para empezar. Espera unos segundos y el programa la mostrará en la sección Dispositivo.

Para la elección de arranque, podrás optar por la opción SELECCIONAR que te permitirá buscar en las carpetas la imagen de tu preferencia, o cambiar a DESCARGA para elegir entre una lista de versiones de Windows que el programa nos provee.

En las Opciones de imagen podremos elegir entre una Instalación de Windows estandar – Para instalar en nuestro disco duro interno o SSD – O seleccionar Windows To Go – Que nos creará una versión booteable «live» para arrancarla desde nuestro USB sin necesidad de instalar el sistema en nuestro equipo. Similar a lo que nos vienen ofreciendo distribuciones de Linux como Ubuntu hace mucho tiempo.

Para el Esquema de partición puedes seleccionar entre MBR y GPT. Para ser claros, el primero es necesario cuando haces uso de sistemas operativos más antiguos que no soportan GPT, como Windows Vista y XP. Tambien debes usarlo si tienes una motherboard antigua con BIOS tradicional. La segunda opción es la preferida si tienes una BIOS más moderna de esas que traen una interfaz gráfica estética y soportan el uso de mouse, conocidas como UEFI.

Hemos cubierto los aspectos básicos de esta sección. Pasemos a las Opciones de formateo.

Continuando con las Opciones de formateo en Rufus

En el apartado Etiqueta de volumen, puedes seleccionar el nombre que tendrá tu USB Booteable.

En relación al Sistema de archivos, cuando eliges el esquema MBR solo habrá opción para NTFS. Cuando eliges GPT podrás optar entre NTFS y FAT32. El primero es la versión más reciente de los dos, pero no es la más recomendada para unidades Flash ya que tiende a generar escrituras adicionales que pueden acortar la vida de tu unidad, aunque tampoco de manera significativa. Si necesitas conectar tu unidad a más de una PC, el uso de NTFS podría traerte problemas con los permisos de archivo. FAT32 ni siquiera soporta esta característica, por ende estarás seguro.

El Tamaño de clúster es por defecto de 16 kilobytes, siendo lo más recomendado en unidades Flash USB. Dependerá de tus necesidades si nececitas trabajar con archivos mayormente grandes o pequeños. Los tamaños de clúster más grandes son recomendados si tiendes a lidiar con archivos pesados, lo que te dará una ventaja en el tiempo de acceso. Sin embargo, puede llevar a un mayor uso del espacio disponible. Al contrario, los tamaños de cluster inferiores son más lentos, pero se recomiendan si tienes un montón de archivos pequeños para aprovechar mejor la capacidad de almacenamiento.

El último paso para tener tu USB Booteable listo!

Hemos abarcado lo necesario y esencial para utilizar esta herramienta. Si estamos listos para comenzar, la sección de Estado nos indicará «Preparado«. Haciendo click en Empezar, el programa te advertirá de que todos los datos almacenados en tu unidad USB se perderán en el proceso. Antes de comenzar asegurate de haber realizado un backup previo de toda la información valiosa que puedas tener en tu USB.

Si la tarea se completó con éxito, oirás un sonido y la barra de estado se mostrará de color verde.


💡 Si este tutorial te ha sido sencillo de comprender y resultado útil, apreciaremos tu colaboración compartiendolo en las redes sociales. Puedes contribuir informando a las personas a las que les pueda resultar de ayuda.